• En pocas palabras

    Las cosas no son lo que parecen, pero tampoco son de otra manera. Lankavatara Sutra

  • Es necesario liberarse de las cadenas de las ocupaciones cotidianas y de los asuntos políticos... Hay que huir de la política porque daña y destruye la felicidad.
    Epicuro

  • La existencia está más allá del razonamiento... Cuando hayas visto las limitaciones de la inteligencia... empezarás a superar la mente... El hombre es un signo de interrogación, es una bendición. Celébralo".
    Osho

  • Traductor

  • Anuncios

Del ego a la esencia

Hace unos años vengo recapacitando sobre Un Curso de Milagros – UCDM-, libro con claves importantes de autoconocimiento que no he hallado en otras tradiciones.  Las proyecciones, por ejemplo o las relaciones con el otro están muy bien tratadas en este texto, también el perdón y tantos otros aspectos, pero hay un tema que puede producir dificultades interpretativas. Se trata de la explicación sobre el origen de la separación y la creación del ego.

Sobre este particular el pensamiento budista es mucho más llano en su exposición: el cuerpo físico necesita del ego para la supervivencia (en la dimensión relativa), sin embargo eso no impide  la posibilidad de apartarlo, o ponerlo en suspenso,  para adentrarnos en la dimensión absoluta.

UCDM al contraponer el ego al espíritu santo, parece ignorar su funcionalidad. ¿O no será más bien que en el mundo del sueño –maya- el ego es un instrumento práctico para manejarse en la dimensión material? Vivir en el mundo del sueño es una necesidad para la vida física, con ego incluido, y el espíritu santo es el despertar de la ilusión.

Podríamos pues entender que mientras nos movamos en el plano físico habrá que convivir con el ego (en sueños felices), pero siempre nos es posible acompañarnos también del espíritu santo. Pasando del ego a la esencia o consciencia.

 



Enlace a videos



Ucdm – manual para el maestro (4p)

Ucdm – Ejercicios (20p)

Un Curso de Milagros – fragmentos

Anuncios

La vida entre las vidas – Joel L. Whitton y Joe Fisher

De entre los muchos y buenos investigadores sobre el tema de la reencarnación me atrevo a destacar aquí el trabajo de Joel L. Whitton, profesor de psiquiatría de la universidad de Toronto que indagó en sesiones de hipnosis, las vidas pasadas de sus pacientes, desde 1973. El libro ¨La vida entre las vidas¨ publicado en 1986 recoge este material. Aun cuando las descripciones del proceso que sigue a la  muerte física hasta llegar al renacimiento varían dependiendo de los testimonios, Whitton y Fisher apuntan unas líneas generales. Los breves fragmentos siguientes son un intento por sintetizar dicho recorrido.

———–

Del libro tibetano de los muertos:

“Uno no puede morir… Ese es el estado de bardo. ”
En la misma forma, el Katha Upanishad, de la India, que data del siglo VI a.C., dice:

“El espíritu no muere cuando muere el cuerpo. Escondido en el corazón de cada ser yace el  atman, el Espíritu, el Yo; más pequeño que el más chico de los átomos, más grande que los  espacios más grandes. ”

El ambiente de la vida entre las vidas es una reflexión de las formas del pensamiento y de las expectativas de cada uno. El libro tibetano de  los muertos dice en repetidas oportunidades que  el habitante del bardo produce con su mente el ambiente que lo rodea.

Las emociones animales como la ira, el placer sensual, la lujuria, la tristeza y los celos quedan  atrás junto con el cuerpo físico, excepto en algunos casos raros.

Las emociones cognitivas -amor, culpa, éxtasis, admiración, remordimiento, pérdida, temor,  entre otras- se mantienen a la sombra o en el cuerpo astral. Y así es como, para su evaluación, el  alma debe enfrentar el…

Tribunal del juicio:

Casi todos los que  se han aventurado en la metaconciencia se han visto ante un grupo de  ancianos sabios, generalmente tres, a veces cuatro y raramente hasta siete, percibidos en formas  diferentes. Pueden tener identidades indeterminadas o el aspecto de los dioses mitológicos o de  los maestros religiosos.

Sigue leyendo

Citas varias

A. Machado

– El desarrollo intelectual no siempre va acompañado del perfeccionamiento moral. Hay personas súper desarrolladas intelectualmente y subdesarrolladas moralmente. En ellas tiende a prevalecer el comportamiento egocéntrico.  Richard Simonetti

– Lo contrario a la muerte es el nacimiento. En el fenómeno de la vida, nacemos y morimos. La vida no tiene opuesto, no tiene principio ni fin. Lola Aparicio

– El infierno y el paraíso me parecen desproporcionados. Los actos de los hombres no merecen tanto. Borges

– Maya y las variedades de objetos ni son diferentes ni no-diferentes – (las cosas no son lo que parecen, pero tampoco son de otra manera) – Lankavatara sutra – Cap. 2

– La prosperidad no eleva al sabio y la adversidad no lo deprime. Porque él siempre ha hecho el esfuerzo de confiar lo más posible en sí mismo y de obtener todo el deleite de sí mismo. Seneca

– Ningún hombre ha sido destrozado por los golpes de la Fortuna a menos que primero fue engañado por sus favores. Aquellos que amaban sus dones como si fueran suyos para siempre, que querían ser admirados a causa de ellos, se posan y se entristecen cuando los placeres falsos y transitorios abandonan sus vanas e infantiles mentes, ignorando todo placer estable. Pero el hombre que no se hincha en los buenos tiempos tampoco se derrumba cuando cambian. Su fortaleza ya está probada y mantiene una mente sin conquistar frente a cualquiera de las dos condiciones: porque en medio de la prosperidad ha intentado su propia fuerza contra la adversidad. Seneca

Sigue leyendo