• En pocas palabras

    Todos los cerebros del mundo son impotentes contra cualquier estupidez que esté de moda. Jean de La Fontaine
    ---
    No intentes jamás curar el cuerpo, sin antes haber curado el alma. Hipócrates
    ---
    Visión es el arte de ver las cosas invisibles. Jonathan Swift
    ---
    El tipo de filosofía que uno elige depende del tipo de persona que uno es. J.G. Fichte

  • Es necesario liberarse de las cadenas de las ocupaciones cotidianas y de los asuntos políticos... Hay que huir de la política porque daña y destruye la felicidad.
    Epicuro

  • La existencia está más allá del razonamiento... Cuando hayas visto las limitaciones de la inteligencia... empezarás a superar la mente... El hombre es un signo de interrogación, es una bendición. Celébralo".
    Osho

  • Traductor

Visiones de la naturaleza – D. T. Suzuki


 

Por muy “civilizados” y educados que estemos en un entorno artificialmente inventado, todos parecemos poseer un innato anhelo de la primitiva simplicidad ligada a una forma de vida natural

….

Esta idea, llamada “conquista de la naturaleza”, procede del helenismo, supongo, donde se hace a la tierra servidora del hombre, y se supone que los vientos y el mar deben obedecerle. También el judaísmo contribuye a esta visión. En Oriente, sin embargo, esta idea de someter a la naturaleza a las órdenes o al servicio del hombre de acuerdo a sus deseos egoístas nunca ha tenido vigencia. Para nosotros la naturaleza nunca ha sido hostil,  no es un enemigo al que haya que poner bajo el poder del hombre. Los orientales nunca hemos concebido la naturaleza en forma de un poder opuesto y enfrentado a nosotros. Por el contrario, la naturaleza ha sido nuestra amiga y compañera, en la que siempre hemos confiado plenamente, a pesar de los frecuentes terremotos que asolan nuestro país. La idea de conquista es aborrecible. Si escalamos una elevada montaña, ¿por qué no decir,  “hemos hecho de ella una buena amiga”? Mirar las cosas que tenemos a nuestro alrededor para conquistarlas no es una actitud oriental hacia la naturaleza.

La naturaleza vive en nosotros y nosotros vivimos en la naturaleza.

Si el cielo y la tierra, con los múltiples objetos situados entre ellos, surgen de la raíz única de la que tu y yo procedemos, esa raíz se debe aprehender firmemente, de modo que pueda haber una experiencia real de la misma.

Sería preferible decir que nunca ha habido separación alguna entre sujeto y objeto, y que toda discriminación o separación que encontramos, o, más bien, que hacemos, es una creación posterior…El objetivo del zen es, pues, restaurar la experiencia de la inseparabilidad original.

Lo que debemos hacer es destruir todas las barreras artificiales que ponemos entre la naturaleza y nosotros mismos, pues sólo cuando las apartamos podemos ver el corazón viviente de la naturaleza y vivir con ella, y ése es el significado real del amor.

D.T. Suzuki. El Zen y la cultura japonesa. 4ª ed. Madrid: Paidós. 2010. Págs 26,  222-241.

………………………………………………………………………………………..

 



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s