• En pocas palabras

    Todos los cerebros del mundo son impotentes contra cualquier estupidez que esté de moda. Jean de La Fontaine
    ---
    No intentes jamás curar el cuerpo, sin antes haber curado el alma. Hipócrates
    ---
    Visión es el arte de ver las cosas invisibles. Jonathan Swift
    ---
    El tipo de filosofía que uno elige depende del tipo de persona que uno es. J.G. Fichte

  • Es necesario liberarse de las cadenas de las ocupaciones cotidianas y de los asuntos políticos... Hay que huir de la política porque daña y destruye la felicidad.
    Epicuro

  • La existencia está más allá del razonamiento... Cuando hayas visto las limitaciones de la inteligencia... empezarás a superar la mente... El hombre es un signo de interrogación, es una bendición. Celébralo".
    Osho

  • Traductor

Dios, el misterio del origen

Ni el más sabio de los hombres sabe nunca si ha encontrado realmente la verdad sobre Dios y el universo.

Jenófantes

Dios es más que el Universo. La naturaleza es un producto de esa dimensión absoluta, es solo una manifestación. Dios es la forma de etiquetar ese misterio de la creación, incognoscible a la razón humana, más allá de cualquier posibilidad de cuantificación. No se trata de una explicación, es tan solo una denominación que funciona como un símbolo. Pero si no puedo definirlo, tampoco puedo precisar en qué grado se relaciona la criatura con el creador, en qué medida el cuadro contiene al artista, aunque de la misma manera que no se entendería el cuadro sin la intervención del creador, tampoco el hombre llega a una plena realización sin la contextualización última que hemos dado en llamar Dios o cualquier otra palabra con la que designemos lo Inefable.

Cedo la palabra a unos breves textos de autores que me han llevado a reflexionar en los últimos meses: Marià Corbí, Raimon Panikkar, Paul Davies o Helen Shucman.

……………………………………………………………………………………………………

Ciencia y espiritualidad – Marià Corbí

La ciencia en todos sus niveles, incluso el cuántico es un proceso de conceptualización, el camino espiritual es un proceso de desconceptualización, no pueden confluir jamás. Uno construye interpretación y el otro deconstruye, uno modela la realidad a nuestra medida, aunque sea una medida supersofisticada de aparatos científicos y tecnológicos, pero modelo la realidad a mi medida, es decir la objetivizo, la individualizo, y lo otro lo que hace es quitar la modelación para ver lo que hay. Por tanto la física cuántica como cualquier otra ciencia no va a parar a la espiritualidad.

Al fin y al cabo Dios es una figuración antropomórfica que hemos hecho los humanos para expresar la dimensión absoluta de todo lo que existe.

Dios ni existe ni no existe. Existencia y no existencia son categorias antropomórficas que no se adecuan a una descripción de la inmensidad de todo lo que es.

El absoluto no es ninguna entidad. Tendemos a concebir lo absoluto como lo equivalente a un dios, y no, no es una entidad. Una entidad es una categoría de los humanos para sobrevivir. No cabe en esa categoría, no se puede decir que sea una entidad, no se puede decir que sea, que sea un ser, que exista o no exista.

……………………………………………………………………………………………………

Dios y la nueva física – Paul Davies

Aunque podamos hallar una causa para cada suceso (cosa muy poco probable en vista de los resultados de la física cuántica), todavía nos quedaría el misterio de por qué el Universo es como es, o, en definitiva, cuál es la razón de su existencia.

Dios existe enteramente fuera del espacio y del tiempo; en cierto sentido está “por encima” de la naturaleza y no antes que ella. Un Dios atemporal.

La oposición entre “holismo” y “reduccionismo”. El motor principal del pensamiento científico del mundo occidental en los tres últimos siglos ha sido el reduccionismo. La misma palabra “análisis” ilustra adecuadamente el hábito científico de descomponer un problema para resolverlo. Sin embargo, existen algunos problemas (como los rompecabezas) que sólo pueden ser resueltos juntando sus distintas piezas (son de naturaleza “holística” o sintética) (…) La filosofía holística ha empezado a ejercer un impacto más general en las ciencias físicas en los últimos años. Esta evolución también se ha seguido en algunos círculos de la medicina, donde se habla del “paciente entero”, y también entre psicólogos y sociólogos.

Un cambio pertinente en el orden descriptivo impuesto por la teoría cuántica es, por tanto, el abandono de la noción de un análisis del mundo en términos de partes relativamente autónomas que existen separadamente aunque en interacción. Más bien el énfasis principal se pone ahora en la integridad indivisible, en la cual el instrumento de observación no se puede separar de lo que se observa. (…) En resumen, el mundo no es una colección de cosas separadas (aunque ligadas) sino una red de relaciones.

Dado que Dios nos ha dado libertad, tenemos capacidad de hacer el mal.

Dios podría ser eterno, infinito y el ser más poderoso del Universo. No sería omnipotente porque no podría actuar fuera de las leyes de la naturaleza. Sería el creador de todo cuanto vemos, ya que habría creado la materia a partir de la energía preexistente, organizándola adecuadamente, disponiendo las condiciones necesarias para el desarrollo de la vida y así sucesivamente. Pero no sería capaz de crear a partir de la nada (ex nihilo) como requiere la doctrina cristiana. A este ser le podemos llamar Dios natural, en lugar de sobrenatural.

No es un Dios que ha creado todas las cosas por medios sobrenaturales, sino una mente universal que se extiende por el Cosmos y lo controla directamente, sirviéndose de las leyes de la naturaleza para alcanzar algún propósito específico.

Podríamos describir este estado de cosas diciendo que la naturaleza es un producto de su propia tecnología y que el Universo es una mente: un sistema auto-organizado que se observa a sí mismo.

Nuestras propias mentes podrían considerarse entonces como “islas” locales de conciencia en un mar de inteligencia. Es ésta una idea que presenta rasgos de la concepción oriental del misticismo según la cual Dios es la conciencia unificadora de todas las cosas, conciencia por la cual la mente humana será absorbida, perdiendo su identidad individual, cuando alcance un nivel apropiado de desarrollo espiritual.

 Niels Bohr expresó este punto de vista llamado positivista cuando dijo que la física nos dice lo que podemos saber sobre el Universo y no cómo es.

El Universo físico entero podría ser el medio de expresión de la mente de un Dios natural. En este contexto, Dios es el concepto holístico supremo, quizá muchos niveles de descripción por encima del de la mente humana.

El Universo está lleno de esta violenta actividad: observamos explosiones de estrellas en la fase final de su existencia, grandes erupciones de energía provenientes de quásares distantes, espeluznantes colisiones entre objetos monstruosos, materia aplastada hasta su desaparición en los agujeros negros. En definitiva, una violencia impresionante. Pero el físico no encuentra nada malo en esta violencia como tal. Mediante este torbellino de energía liberada, la naturaleza puede sembrar las semillas de una calma futura. Los elementos pesados que componen nuestro planeta fueron creados en el fuego de la explosión de una supernova hace muchísimo tiempo. El Universo entero nació en el fogonazo de una violencia ilimitada incomparable. Para el físico, los fenómenos violentos son simplemente una expresión particular de leyes naturales que son moralmente neutras. El bien y el mal son conceptos que tan sólo son aplicables a la mente y no a la materia.

……………………………………………………………………………………………………

La plenitud del hombre – Raimon Panikkar

Esta búsqueda humana no finaliza en nosotros: “busca a Dios”, “ponte en camino hacia el infinito”, “ábrete al nirvana”, sal de ti mismo”, despiértate” (…) Para buscarnos en “él” tenemos que hacer el vacío en nosotros mismos  (…) Pero al principio  no encontrarás en ti nada que sea semejante a Mí. Sólo hallarás en ti ego-ismo, pequeñez, limitación.

El Principio no es la palabra. El Principio es el Silencio, es decir, el Padre del que brota la Palabra.

“A Dios nadie lo ha visto jamás” ( Jn I, 18)

Dios es misterio y también nosotros estamos  dentro de este misterio.

Llamarte “Padre” pretende ciertamente significar una relación filial, Significa la experiencia de ser engendrados, de brotar, por así decirlo, de una fuente y compartir su naturaleza. En el río corre el agua de la fuente, no otra agua. (…)  En otro tiempo y en otra cultura la experiencia de Jesús habría hecho referencia al nombre de Madre y la metáfora habría sido, probablemente , más poderosa y más próxima. (…) En esta experiencia de mi debilidad descubro que mi fundamento (mi Grund) es múcho más sólido y fuerte de lo que sería si radicase en mi mismo. No puedo sostenerme solo; es mi soporte el que me sostiene: Abba, Pater!

Jesús (…) Hijo de Dios e hijo del hombre.  Esta filiación que lo constituye es, en cierta medida, el destino de todo ser, lo sepa o no, naturalmente en grados muy diversos. Quizás su mensaje se resume en la afirmación de que todos somos hijos, que todas las cosas son porque participan de esta filiación. Se siente Hijo y, al mismo tiempo, hermano. “Padre nuestro”, y no solamente suyo.

“El Padre y yo somos una misma cosa” (Jn X, 30)

“Mi Padre está en mí y yo en mi Padre” (Jn X, 38)

“Que todos sean uno; como tú, Padre, en mí y yo en ti, que también ellos en nosotros sean uno…Yo en ellos y tú en mí para que sean consumados [perfectos] en la unidad” (Jn XVII, 21-23)

 “Yo y el Padre somos lo mismo”; “somos uno” [una relación]. Es decir. Existe un “nosotros” definitivo, un nosotros último.

 “Yo y el Padre somos uno” en la medida en que mi ego desaparece.

“Cuando venga él, el Espíritu de verdad, os guiará a la verdad completa” Jn XVI, 13)

La mayor parte de los estudiosos está de acuerdo, hoy día, en que durante casi dos mil años YHWH, el Dios de los hebreos, fue un Dios tribal, uno entre muchos, con frecuencia más poderoso, y en cualquier caso igual de cruel. Fue necesario una larga y dolorosa evolución, sobre todo por obra de los grandes profetas de Israel, Para convertir al Dios tribal de los hebreos en el Dios para todos y de todos.

La filosofía, si éste es el nombre que traduce el intento del hombre por encontrar el sentido de la vida y de la realidad (…) es la acompañante consciente de la peregrinación del hombre sobre la tierra, que es lo que se entiende por religión (…) la religión, en el sentido de religiosidad, es la dimensión humana más profunda que “vincula” (religa) al hombre con el resto de la realidad.

Raimon Panikkar. La plenitud del hombre . Ed. Siruela. Madrid 1998

……………………………………………………………………………………………………..

(Anotaciones de jordi v.)

Dualismo, no-dualismo. Posiciones respecto a Dios:

– El dualismo: separa un Dios exterior del hombre. (Yahveh, dioses de la mitología).

– El no-dualismo: Dios es en todo. Relaciona lo que el dualismo separa, hombre / Dios.

Aquí el hombre tiene que encontrar su divinidad oculta, superando la visión limitada del ego, actuando conforme a esta esencia.

La criatura siempre será una manifestación de su creador pero en su libertad puede estar más o menos armonizada con la naturaleza. Un río siempre será manifestación de la fuente, pero puede estar más o menos contaminado.

En el monismo (panteísmo) todo es Dios (Shiva es el bien y el mal). Así también es en el Tao o en la filosofía del griego Heráclito o Spinoza.

Hay una diferencia entre no-dualismo y monismo: no es lo mismo “Dios es en todo” que “todo es Dios”, en la primera afirmación Dios no es “siempre” presente como en la segunda. En la práctica el monismo es no-dualismo, pero mientras que el no-dualismo puede ser asumido por la teoría cristiana el monismo no, puesto que Dios es el bien y no el mal,  exceptuando la teología apofática donde no cabría ninguna adjetivación.

……………………………………………………………………………………………………

Un curso de milagros – Helen Shucman

–           Dios es el Todo de todo en un sentido muy literal. Todo ser existe en Él, que es todo Ser. Por lo tanto, tú existes en Él, ya que tu Ser es el Suyo

–           Dios y Su creación no están separados. La unidad que existe entre el Creador y la creación constituye tu plenitud, tu cordura y tu poder ilimitado. Tu función de co-creador con Dios

–           No existe una relación recíproca entre tú y Dios, ya que Él te creó a ti pero tú no lo creaste a Él… El poder creativo de Dios y el de Sus creaciones es ilimitado, pero Tú eres parte de Dios… Eres co-creador

–           Dios no está dentro ti en un sentido literal, más bien, tú formas parte de Él

–           La Voluntad de Dios es… la simple aceptación de la realidad

–           Si eres la Voluntad de Dios, y no aceptas Su Voluntad, estás negando la dicha… Comparte Su Voluntad y estarás compartiendo Su conocimiento. Niega que Su Voluntad sea la tuya, y estarás negando Su Reino y el tuyo

–           Tienes miedo de saber cuál es la Voluntad de Dios porque crees que no es la tuya. Esta creencia es lo que da lugar a la enfermedad y al miedo

–           La grandeza es de Dios y sólo de Él. Por lo tanto, se encuentra en ti. Siempre que te vuelves consciente de ella, por vagamente que sea, abandonas al ego automáticamente, ya que en presencia de la grandeza de Dios la insignificancia del ego resulta perfectamente evidente

–           Negar a Dios es negar tu propia Identidad. Si te aceptases tal como Dios te creó, sería imposible que pudieses sufrir. Sin embargo, para aceptarte tal como Dios te creó tienes que reconocerlo a Él como tu Creador… Si niegas a tu Padre estarás invitando al pecado [pecado= error], al dolor y al sufrimiento a tu mente debido al poder que Él le dio… Escucha y aprenderás a recordar lo que eres

………….

–           Tu estado natural es un estado de gracia

–           La paz es el patrimonio natural del espíritu

……….

–           Crees que lo que no puedes ver con los ojos del cuerpo no existe. Esta creencia te lleva a negar la visión espiritual

……….

–           El ego -con perfecta lógica- arriba a la conclusión de que tú no puedes ser otra cosa que un cuerpo

–           El ego y el espíritu no se conocen… El ego es aquella parte de la mente que cree que lo que define tu existencia es la separación

–           Tu ego puede impedir que Dios resplandezca a través de ti

–           Pensar que puedes oponerte a la Voluntad de Dios es un verdadero desvarío. El ego cree que puede hacerlo

Dios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s