• En pocas palabras

    Todos los cerebros del mundo son impotentes contra cualquier estupidez que esté de moda. Jean de La Fontaine
    ---
    No intentes jamás curar el cuerpo, sin antes haber curado el alma. Hipócrates
    ---
    Visión es el arte de ver las cosas invisibles. Jonathan Swift
    ---
    El tipo de filosofía que uno elige depende del tipo de persona que uno es. J.G. Fichte

  • Es necesario liberarse de las cadenas de las ocupaciones cotidianas y de los asuntos políticos... Hay que huir de la política porque daña y destruye la felicidad.
    Epicuro

  • La existencia está más allá del razonamiento... Cuando hayas visto las limitaciones de la inteligencia... empezarás a superar la mente... El hombre es un signo de interrogación, es una bendición. Celébralo".
    Osho

  • Traductor

De la divina acracia II

 

Tal vez sea cierto aquello de que “todos los políticos son iguales” porque aún los supuestamente  diferentes, que pueden serlo en la oposición,  no lo son tanto en el ejercicio del poder, utilizando además la retórica engañosa a la hora de defender sus intereses. Pero no todos los políticos son iguales: unos mienten más que otros.

En realidad ¿quién necesita a quién? sin nuestro voto no son nada, los electores crean al monstruo, lo alimentan, le dan poder. Muchos caen o hemos caído en la ilusión de creer en soluciones mágicas corriendo como el burro sin atrapar nunca la zanahoria. Grave error de perspectiva.

La política actúa a modo de consuelo para la persona o grupo insatisfechos, haciéndoles sentirse portadores de valor social y de poder en potencia. El problema está en que la obtención de bienes exteriores actúa solo en la superficie pero sin poder aplacar las heridas íntimas. Si el ser humano profundizara un poco más en esta insatisfacción,  en ese malestar por lo que le rodea, advertirá que se trata de una  proyección de esa aflicción interior, que de repararse internamente, su manifestación exterior sería muy distinta. No es lo mismo la acción social surgida de la conciencia,  de la paz interior, a la surgida de la reacción o el odio. Por desgracia el campo de la política es terreno abonado para personas con problemas de autoestima en busca de reconocimiento.

Sólo vale lo que queda cuando desaparece la máscara de la ficción.

……………………………………………………………………………………………………..

 

Agustín García Calvo

 

El Régimen del que hablo se puede referir a cualquier Régimen de la historia, sin ninguna distinción de clases, de monarquías, de democracias. Simplemente suelo emplear el término para referirme al actual, porque es el que tiene más interés. Cuando digo Régimen es como si estuviera pensando que todos los Regímenes de la historia están contenidos en este o residen en este, y este es el que todos vosotros sabéis: el Régimen de la Democracia Desarrollada. El Régimen cuyo primer artículo de Fe consiste en que cada uno sabe adónde va, qué es lo que quiere, qué es lo que vota, etc., y que por tanto es Él (el Individuo) el que crea y maneja el Poder: la estupidez de pensar en un poder del pueblo. De manera que ese es el Régimen (que después de todo no es más que el Régimen del Dinero). Porque desde que se estableció hace unos 60 años en el mundo avanzado, este Régimen consistió en abandonar prácticamente del todo la separación entre Capital y Estado: El Estado es el Capital y el Capital es el Estado. Es inútil y muy dañoso cada vez que uno (político o no político) quiere volver a separar, a distinguir, entre los funcionarios del Estado y los funcionarios de la Banca y del Poder: son los mismos. Y si se diferencian en clases es para disimular.

Lo que yo llamo la Fe consiste en hacer creer a la gente que la Realidad es todo lo que hay, en contra del descubrimiento que el sentido común ha hecho ya: que la Realidad no es todo lo que hay. Consiste en hacerle creer al niño, cuando se va haciendo muchacho o muchacha, que “las cosas son como son, hijo mío”; en hacer creer que cuando la Ciencia se vulgariza en los Medios, está diciendo la verdad acerca del mundo; en hacer creer que, efectivamente, nuestras vidas dependen de cualesquiera medidas económicas o políticas que se toman en España o en Europa, y que, por tanto, se están discutiendo todos los días ahí, en los palacios del Poder, cosas decisivas y trascendentales que van a afectar a nuestras vidas: todo eso es el reino de la Mentira. Y es contra ello contra lo que cualquier forma de hacer no o de decir no es tan importante.

La última entrevista de Agustín García Calvo. 2012

Contra el poder, contra el Estado

Sigue leyendo

Anuncios

De la divina acracia

Tolstoi. Cristianismo y Anarquismo

 

El mal causado a los hombres por el gobierno es siempre proporcional al estado moral y religioso de la sociedad, cualquiera que sea su forma.

Sin embargo, ciertas gentes, ante todo el mal cometido en la actualidad por el gobierno ruso – gobierno especialmente cruel, grosero, estúpido y embustero – piensan que todo ese mal no se produciría si el gobierno ruso estuviese organizado como debía estarlo, sobre el modelo de otros gobiernos existentes (que son las mismas instituciones, buenas para cometer impunemente sobre sus pueblos toda clase de crímenes); y para buscar remedio, esas personas emplean todos los medios que están en su mano pensando que el cambio de formas exteriores puede modificar el fondo.

Una actividad semejante me parece ineficaz, fuera de razón, irregular (es decir, que los hombres se atribuyen derechos que no tienen) e inútil.

Encuentro esta actividad ineficaz, porque la lucha por la fuerza, y, en general, por las manifestaciones exteriores (y no por la sola fuerza moral) de un grupo pequeño de personas contra un gobierno poderoso que defiende su vida y que para ello dispone de millones de hombres armados y disciplinados, y de millones de rublos, porque semejante lucha, bajo el punto del éxito posible, no es más que ridícula, y es sensible bajo el punto de vista de la suerte de esos desgraciados que dejándose arrastrar pierden su vida en esta lucha desigual.

Esta actividad me parece irrazonable, puesto que hasta en la hipótesis más probable – el triunfo de los que luchan actualmente contra el gobierno – la situación de los hombres no podría mejorarse.

Sigue leyendo