• En pocas palabras

    Todos los cerebros del mundo son impotentes contra cualquier estupidez que esté de moda. Jean de La Fontaine
    ---
    No intentes jamás curar el cuerpo, sin antes haber curado el alma. Hipócrates
    ---
    Visión es el arte de ver las cosas invisibles. Jonathan Swift
    ---
    El tipo de filosofía que uno elige depende del tipo de persona que uno es. J.G. Fichte

  • Es necesario liberarse de las cadenas de las ocupaciones cotidianas y de los asuntos políticos... Hay que huir de la política porque daña y destruye la felicidad.
    Epicuro

  • La existencia está más allá del razonamiento... Cuando hayas visto las limitaciones de la inteligencia... empezarás a superar la mente... El hombre es un signo de interrogación, es una bendición. Celébralo".
    Osho

  • Traductor

A vueltas con la ciencia

Imaginemos la estancia de un edificio con suficiente iluminación para moverse tranquilamente por ella. Junto a esta habitación hay unas zonas imposibles de escrutar por su oscuridad. En este símil la habitación iluminada es lo equivalente a los conocimientos científicos, mientras la zona oscura queda al margen de este conocimiento cuantificable. Así pues, algunos vivirán encerrados en esa pequeña habitación solo palpando los límites, mientras otros seres que quieran acercarse a unos niveles mayores de realidad tendrán en cuenta la existencia de las estancias oscuras. Los segundos no ignoran la habitación iluminada pero la inscriben en un marco más amplio de referencia.

La ciencia pone límites a lo cuantificable, es capaz de medir pero hasta cierto punto a partir del cual los instrumentos de tasar dejan de ser efectivos y los cálculos matemáticos no dan resultado. Detrás de lo cuantificable está lo no cuantificable, o incluso en o dentro de. Lo conocido es parte de algo mayor desconocido. Como diría David Bohm lo manifiesto es consecuencia de lo no manifiesto.

El hecho de que lo no manifestado escape a la conceptualización no debería ser un obstáculo para su inclusión como un dato más  a tener en cuenta en la aproximación a una realidad ampliada aunque no sea la ciencia quien se ocupe de ello.

La ciencia no debería ser entronizada como el elemento central del conocimiento, sino considerarla como una parte más del saber humano al que hay que añadir otros campos de reflexión como pueden ser la ética, la sociología o la reflexión introspectiva, por poner solo unos pocos ejemplos. La ciencia si no va acompañada de unos mínimos valores éticos es un peligro público, sin lugar a dudas.

m_P3201560b+++Foto: Jordi V.

Anuncios

Algunas citas de Albert Einstein

 Más allá de la ciencia

 

 – Intenten penetrar con nuestros medios limitados en los secretos de la naturaleza y descubrirán que, detrás de todas las concatenaciones discernibles, se encuentra algo sutil, intangible e inexplicable. La veneración de esta fuerza que se encuentra más allá de lo que podemos comprender constituye mi religión.

– No soy positivista. El positivismo afirma que lo que no se puede observar no existe. Este concepto es científicamente indefendible, porque hace que sea imposible relizar afirmaciones válidas sobre lo que las personas “pueden” o “no pueden” observar. Habría que decir “sólo lo que observamos existe”, lo que es obviamente falso.

– Un ser humano forma parte del conjunto que llamamos “universo”, una parte limitada en tiempo y espacio. Se experimenta a sí mismo, a sus pensamientos y sus sentimientos como algo separado del resto: una especie de ilusión óptica de su conciencia. La lucha para liberarse de esa ilusión es el objetivo de la verdadera religión. No se trata de alimentarla, sino de superarla para alcanzar una medida razonable de paz mental.

– Lo más bello que podemos experimentar es el misterio. Esa es la fuente de todo arte y ciencia verdaderos. Aquel que es un extraño para esta emoción, el que no sigue maravillándose y se queda extasiado está prácticamente muerto: sus ojos están cerrados.

– No sabemos absolutamente nada. Todo nuestro conocimiento sólo es el conocimiento de un escolar. Posiblemente deberíamos saber un poco más de lo que sabemos ahora. Pero la naturaleza real de las cosas no la conoceremos nunca.

– La creencia en un mundo exterior independiente del sujeto perceptible es la base de todas las ciencias naturales. No obstante, como los sentidos de la percepción sólo dan información indirecta de este mundo exterior o “realidad física”, sólo podemos comprender está última a través de medios especulativos. De esto se deduce que nuestras ideas sobre la realidad física nunca pueden ser definitivas.

Alice Calaprice. Albert Einstein. El libro definitivo de citas. Ed: Plataforma Editorial, 2014

albert_einstein_firma

Del vacío a la materia

Cuando nos fijamos en un átomo y si nos fijamos en esa oscilación del sistema, nos damos cuenta de que podemos seguir dividiendo y dividiendo para tener una cantidad infinita de energía. Tenemos la estructura del vacío dentro del átomo, está oscilando con una cantidad infinita de energía, así que os preguntareis ¿Por qué parece vacío? ¿Por qué parece un espacio vacío si al final dentro de él hay una cantidad infinita de energía? Pues bien, quizás sea porque la cantidad infinita de frecuencias es infinita y todas se van anulando, se van cancelando, pero ahí donde no se consiguen cancelar ahí es donde se produce ese punto de organización y ahí es donde tenemos el mundo material. Así que de pronto el mundo material es una oscilación del espacio en sí, es una parte absolutamente diminuta, minúscula de lo que está ahí, es como pensar en el vacío-lleno, ahí donde hay un pequeño escape, una pequeña fuga, eso es la materia, el mundo material. […]
El vacío en sí mismo, las fluctuaciones del propio vacío constituyen el éter. Es decir, si tu añades al éter ahí la fuerzo nuclear fuerte o la fuerza nuclear débil, estás añadiendo complejidad en lugar de intentar encontrar la fuente. Creo que la fuente es precisamente las fluctuaciones del vacío. Pensad en el vacío como en una piscina de agua, pero no sabemos que hay agua porque hay agua en todas partes, no hay ningún lugar donde no haya agua, y en la piscina hay un pequeño vórtice, es un “solitrón”, es un pequeño vórtice y si nos fijamos puede haber otro vórtice ahí, porque no sabemos que hay agua ¿de acuerdo? Y miramos y decimos ¡ah, ahí hay un átomo…allá hay otro! pero de hecho lo que estamos viendo son dos dinámicas del vacío en sí. No hay vacío y no vacío, solo hay vacío y cuando el vacío está girando en un vórtice dices ¡ahí hay algo! Sin saber que ese algo está en todas partes, porque el vórtice de la piscina no podría existir si no fuese por el agua. Así que lo que vemos como materia es sólo una dinámica del agua, del vacío. Es la dinámica de éter.

Nassim Haramein. Cognos 2010 – Turno de Preguntas

Sigue leyendo