• En pocas palabras

    Todos los cerebros del mundo son impotentes contra cualquier estupidez que esté de moda. Jean de La Fontaine
    ---
    No intentes jamás curar el cuerpo, sin antes haber curado el alma. Hipócrates
    ---
    Visión es el arte de ver las cosas invisibles. Jonathan Swift
    ---
    El tipo de filosofía que uno elige depende del tipo de persona que uno es. J.G. Fichte

  • Es necesario liberarse de las cadenas de las ocupaciones cotidianas y de los asuntos políticos... Hay que huir de la política porque daña y destruye la felicidad.
    Epicuro

  • La existencia está más allá del razonamiento... Cuando hayas visto las limitaciones de la inteligencia... empezarás a superar la mente... El hombre es un signo de interrogación, es una bendición. Celébralo".
    Osho

  • Traductor

¿Vivir, morir?

Thich Nhat Hanh

Hablamos de vida y de muerte, de ser y de no ser, de alto y bajo y de ir o de venir, pero desde la perspectiva de la dimensión última todas esas nociones se desvanecen. Si la ola es capaz en sí misma de contactar con el agua, si puede vivir simultáneamente la vida del agua, entonces no tendrá miedo alguno a las nociones de comienzo y final, nacimiento y muerte, ser y no ser. El estado sin miedo le aportará estabilidad y alegría. Su verdadera naturaleza es la naturaleza del no nacimiento y de la no muerte, del no comienzo y del no final. Esa es la verdadera naturaleza del agua.

No hay nacimiento, pues, sino solo continuación. La verdadera naturaleza de todo es no-nacimiento y no-muerte.
El científico francés del siglo XVIII Antoine Lavoisier afirmó: «Nada se crea y nada se destruye»

Cuando miramos, por tanto, profundamente nuestro yo (nuestro cuerpo, nuestras sensaciones y nuestras percepciones), cuando miramos las montañas, los ríos o a otras personas, debemos tratar de conectar profundamente hasta ver en ellas la naturaleza del no-nacimiento y de la no-muerte. Esta es una de las prácticas más importantes de la tradición budista.

Tu nacimiento no fue tu comienzo, sino solo tu continuación. Bajo alguna otra forma, tú ya estabas antes aquí

Jamás has perdido a tus seres queridos. Solo han cambiado de forma.

La naturaleza de la nube es no nacida y está más allá de la muerte. Esa es la naturaleza de tus seres queridos y esa es también tu naturaleza.

La desintegración del cuerpo no afecta a la verdadera naturaleza de la persona que muere.

Thich Nhat Hanh – Miedo

MIEDO

Sigue leyendo

Anuncios

Upanisads

Los textos de las upanisads recogidos por escrito entre los siglos V y IV a. C.  forman una parte de los llamados Vedas, el conocimiento tradicional de la India. En ellos se exponen conceptos como el brahman, principio de todo, y el atman, el núcleo íntimo del ser individual y de la totalidad del mundo. Su autoría no se atribuye a ningún ser en concreto y sí a la inspiración de sabios poetas de la antigüedad transmitido por vía oral.

………

Fragmentos

 

Lo que es el espacio exterior al hombre, también es este espacio que está dentro del hombre. Ese espacio que está dentro del hombre, también es ese espacio que está dentro del corazón. Eso es lo que es pleno, lo que no cambia.

Querido, por un puñado de arcilla se conoce todo lo hecho de arcilla. Toda modificación es sólo un nombre, tiene por origen la palabra. Sólo la arcilla es real. Querido, por un trozo de cobre se conoce todo lo que está hecho de cobre. Toda modificación es sólo un nombre, se basa en la palabra. Sólo el cobre es real.

Todas estas criaturas, aunque han salido del ser, no saben que vienen del ser. Sean tigre, león, lobo o jabalí, gusano mosca o mosquito, todas las criaturas se transforman en eso. Esa esencia sutil es el atman de todo esto. Ésa es la verdad, ése es el atman. Tu eres eso.

Más allá de los objetos está la mente. Más allá de la mente está el entendimiento; más allá del entendimiento está el gran atman.

El atman, no nace ni muere; no ha venido de ningún lugar, no ha devenido nadie. Eso no-nacido, eterno, constante, antiguo. No muere cuando muere el cuerpo.

Habiendo conocido esto se va más allá de la muerte.

Para quien conoce, todos los seres se convierten en su propio ser.

Quien conoce ambos, el surgimiento y la aniquilación, con la aniquilación cruza la muerte, con el surgimiento obtiene lo inmortal.

Upanisads. Daniel de Palma. Ed: Siruela. 1995

portada

Valmiki – El mundo está en la mente

Vālmīki es un legendario sabio (maharishi) al que la tradición considera autor de la epopeya hindú Rāmāiaṇa (datado entre el siglo V y el siglo I a. C). También se le atribuye la autoría del Yoga vásishtha, conocido también como Maha-ramayana.

Valmiki

Fragmentos:

Al ignorante, el mundo le aparece lleno de sufrimiento, pero para el sabio no es sino Brahman.
Descubre la corriente de las aguas profundas de tu consciencia y zambúllete en ella (…) las distinciones que hacemos al decir ‘yo’ y ‘mío’ son las olas de ese mar de nuestro error.
Sumérgete en la profundidad de la Unidad y aléjate de las olas saladas de la dualidad.
Quien medita en el hecho de que ‘yo soy Brahman’ se convierte en Brahman.
Aquel que no tiene nombre, ni forma, es lo que soy; el Sí mismo-Testigo; soy la base de toda experiencia; soy la luz que hace posible la experiencia.
Así como el hilo que engarza las perlas queda oculto, yo soy la Realidad oculta en todos los seres.
Encontrarás el descanso en el estado sin mancha de la pura Consciencia.
El hombre dotado de sabiduría (…) llega con certeza a conocer a Dios dentro de sí con la claridad con que se ve un fruto en la palma de la mano.
El conocimiento del Autor supremo de la Creación le penetra de la segura convicción de no ser ‘yo’, sino Dios, quien hace todo en el mundo.
Habiendo renunciado a su sentido de individualidad, un hombre así ya no está apegado a nada en el mundo.
Piensa que todos los cuerpos pertenecen a la Unica Esencia común y goza de la completa beatitud dándote cuenta de que tú eres ella, que abarca todo el espacio.
El amigo es Brahman y el enemigo también Lo es (…) quienes tienen esta convicción están libres de amor y de aversión y tienen felicidad. (…) Nada está fuera de Brahman y quienes lo saben ya no tienen apego ni antipatía (…) ven también en Brahman alegría y dolor (…) Quien conoce, ve a Dios en todas partes.
Favorecer una inclinación por ciertas cosas que serían buenas y una repugnancia por otras que serían malas es una enfermedad de la mente que suscita la ansiedad.
No te apegues a lo que consideres bueno y no rechaces lo que te parezca detestable.
Como todo se encuentra contenido en ti mismo, nada existe que puedas reivindicar ni repudiar.
Nunca apruebo ni desapruebo ningún acto realizado por mí o por otros.
A nadie considero, oh gran Sabio, amigo ni enemigo, y esta ecuanimidad es la causa de mi larga vida.

Sigue leyendo