• En pocas palabras

    Todos los cerebros del mundo son impotentes contra cualquier estupidez que esté de moda. Jean de La Fontaine
    ---
    No intentes jamás curar el cuerpo, sin antes haber curado el alma. Hipócrates
    ---
    Visión es el arte de ver las cosas invisibles. Jonathan Swift
    ---
    El tipo de filosofía que uno elige depende del tipo de persona que uno es. J.G. Fichte

  • Es necesario liberarse de las cadenas de las ocupaciones cotidianas y de los asuntos políticos... Hay que huir de la política porque daña y destruye la felicidad.
    Epicuro

  • La existencia está más allá del razonamiento... Cuando hayas visto las limitaciones de la inteligencia... empezarás a superar la mente... El hombre es un signo de interrogación, es una bendición. Celébralo".
    Osho

  • Traductor

Valmiki – El mundo está en la mente

Vālmīki es un legendario sabio (maharishi) al que la tradición considera autor de la epopeya hindú Rāmāiaṇa (datado entre el siglo V y el siglo I a. C). También se le atribuye la autoría del Yoga vásishtha, conocido también como Maha-ramayana.

Valmiki

Fragmentos:

Al ignorante, el mundo le aparece lleno de sufrimiento, pero para el sabio no es sino Brahman.
Descubre la corriente de las aguas profundas de tu consciencia y zambúllete en ella (…) las distinciones que hacemos al decir ‘yo’ y ‘mío’ son las olas de ese mar de nuestro error.
Sumérgete en la profundidad de la Unidad y aléjate de las olas saladas de la dualidad.
Quien medita en el hecho de que ‘yo soy Brahman’ se convierte en Brahman.
Aquel que no tiene nombre, ni forma, es lo que soy; el Sí mismo-Testigo; soy la base de toda experiencia; soy la luz que hace posible la experiencia.
Así como el hilo que engarza las perlas queda oculto, yo soy la Realidad oculta en todos los seres.
Encontrarás el descanso en el estado sin mancha de la pura Consciencia.
El hombre dotado de sabiduría (…) llega con certeza a conocer a Dios dentro de sí con la claridad con que se ve un fruto en la palma de la mano.
El conocimiento del Autor supremo de la Creación le penetra de la segura convicción de no ser ‘yo’, sino Dios, quien hace todo en el mundo.
Habiendo renunciado a su sentido de individualidad, un hombre así ya no está apegado a nada en el mundo.
Piensa que todos los cuerpos pertenecen a la Unica Esencia común y goza de la completa beatitud dándote cuenta de que tú eres ella, que abarca todo el espacio.
El amigo es Brahman y el enemigo también Lo es (…) quienes tienen esta convicción están libres de amor y de aversión y tienen felicidad. (…) Nada está fuera de Brahman y quienes lo saben ya no tienen apego ni antipatía (…) ven también en Brahman alegría y dolor (…) Quien conoce, ve a Dios en todas partes.
Favorecer una inclinación por ciertas cosas que serían buenas y una repugnancia por otras que serían malas es una enfermedad de la mente que suscita la ansiedad.
No te apegues a lo que consideres bueno y no rechaces lo que te parezca detestable.
Como todo se encuentra contenido en ti mismo, nada existe que puedas reivindicar ni repudiar.
Nunca apruebo ni desapruebo ningún acto realizado por mí o por otros.
A nadie considero, oh gran Sabio, amigo ni enemigo, y esta ecuanimidad es la causa de mi larga vida.

Sigue leyendo

Atrapados en la mente

La Mente – Antonio Jorge Larruy (audio)

 

El principal problema que tenemos es que nuestra atención se haya desplazado a la mente y haya quedado atrapda en la mente…

Antonio Jorge Larruy

Los demás como espejo




Si   Si uno se mira solamente a sí mismo, no se conoce suficientemente. Para conocerse mejor y crecer como persona, es necesario mirarse también en los demás y verse reflejado en ellos.


Las personas que no nos gustan son una proyección de aquello que rechazamos de nosotros mismos, de nuestra rigidez mental, nuestros miedos, limitaciones y prejuicios. Aunque pretendamos alejarnos de ellas, seguiremos encontrándonos con personas parecidas hasta que logremos aceptar lo que no somos capaces de aceptar.


Cada persona que entra en tu vida es un espejo que muestra o refleja algo de ti.


No vemos a los otros como son ellos sino como somos nosotros.


Lo que ves en otra persona dice más de ti que de ella. Presta atención a lo que ves en los otros, pues tanto si desatan tu rabia como si despiertan tu ternura, una parte de esa ira y de ese amor están en ti.


Cuando hablas mal de otra persona, estás proyectando en ella alguna emoción o sentimiento propio que no reconoces o que no consigues elaborar y manejar bien. Lo que criticas, juzgas, envidias o desprecias en otras personas es un reflejo de tu propio estado interior: de tus temores, frustraciones, deseos, carencias o necesidades.


Aquello que te molesta en otros puede que sea algo que no aceptas en ti mismo. Te incomoda ver la ira o el dolor de los demás cuando seguramente no puedes ver o manejar tu propia ira o tu propio dolor.


Las personas que te incomodan aparecen ante ti para que aprendas algo necesario.


Cuando admiras o amas algo en otro implica que ese “algo” también está en ti


Eva Bach. Los demás como espejo. Revista “Mente Sana” nº 40