• En pocas palabras

    Todos los cerebros del mundo son impotentes contra cualquier estupidez que esté de moda. Jean de La Fontaine
    ---
    No intentes jamás curar el cuerpo, sin antes haber curado el alma. Hipócrates
    ---
    Visión es el arte de ver las cosas invisibles. Jonathan Swift
    ---
    El tipo de filosofía que uno elige depende del tipo de persona que uno es. J.G. Fichte

  • Es necesario liberarse de las cadenas de las ocupaciones cotidianas y de los asuntos políticos... Hay que huir de la política porque daña y destruye la felicidad.
    Epicuro

  • La existencia está más allá del razonamiento... Cuando hayas visto las limitaciones de la inteligencia... empezarás a superar la mente... El hombre es un signo de interrogación, es una bendición. Celébralo".
    Osho

  • Traductor

Desapego budista

Al cesar el apego cesa… la pena, el lamento, el dolor, la aflicción y la tribulación, he aquí el cesar de todo este montón de sufrimiento.

El Noble Discípulo ve cómo los placeres de los sentidos dan poco gusto y mucho sufrimiento, crean muchas tribulaciones y entrañan un gran peligro, y ha alcanzado el gozo y la felicidad ajenos a los placeres de los sentidos.

Ya no se apega a las opiniones, ya no se apega a reglas y ceremonias, ya no se apega a doctrinas sobre el yo. Al no apegarse, no siente angustia, al no angustiarse, logra en y por sí mismo el Nibbāna.

Buddha. Los Sermones Medios (38,14 y 11)


La pena surge del anhelo, el temor surge del anhelo. Para aquel que está libre de anhelo, no hay pena, y ¿cómo podría haber temor?

Los estados condicionados son desgraciados (…) El sabio da de lado los placeres limitados y mira la felicidad duradera.

El que ha alcanzado la plenitud carece de temor, de pasión y de ataduras.

Mira este mundo como una carroza real pintada; los locos se hunden en él, los que saben no se atan a él.

Libérate del pasado, libérate del futuro, libérate del tiempo intermedio; sé trascendente.

Buda. Dhammapada


Thomas Cleary , estudioso del budismo y traductor del Dhammapada aclara en uno de sus comentarios el sentido de ese cese de los deseos:

“Al saber que no deberían aferrarse a los deseos, ciertas personas suponen erróneamente que eso quiere decir suprimir los deseos. Como la supresión que se intenta llevar a cabo es una forma de aferrarse, esa operación fracasa”

Es decir que el mismo apego a ese cese es también un error. Así el problema que plantea el budismo no sería tanto el de tener o no tener deseos como el del apego o desapego a los mismos.

Sigue leyendo

Otoño en la ciudad

 

Jordi Vilanova Vilaró

Mundos sutiles e ingrávidos

Notas sobre la reencarnación

El alma es más vieja que el cuerpo. Las almas renacen sin cesar, del Hado, para volver a la vida actual. Platón

Las almas al abandonar el mundo, van al Hades y de allí vuelven a la vida de la carne. Pitágoras

Como el ser encarnado pasa de la infancia a la juventud y a la vejez, así es el pasar a otro cuerpo (…) Igual que un hombre desecha la ropa gastada y se pone una nueva, el ser encarnado desecha los cuerpos gastados y entra en otros nuevos. Bhagavad Gita

La labor que [el alma] realiza en este mundo determina el lugar que ocupará en el mundo que ha de seguir a éste. Orígenes

El alma del hombre al agua se asemeja: del cielo llega, al cielo sube; y otra vez baja a la tierra, en eterno devenir. Goethe



Mi posición sobre ese tema  ha ido variando a lo largo del tiempo, primero fue la negación, se trataba de una forma de control de las religiones orientales, un sistema de premios y castigos para regular el comportamiento humano en las sociedades. Después pensé que se podía aplicar una lectura simbólica para referirse al cambio de estilo de vida, a la evolución de la vida presente. Pero finalmente, investigando sobre casos documentados merecedores de confianza dejé de negar la realidad del fenómeno. Actualmente no dudo en que hay una base cierta en todo esto, solo que el problema radica en  la dificultad interpretativa, en como pasar de casos particulares a establecer generalizaciones fiables y no meras especulaciones. El cuerpo se desintegra tras la muerte, pertenece al reino de la materia. Pero la energía que lo ha acompañado en vida se transforma, esa ley que rige en el universo vale también para el mundo de lo sutil.
Los investigadores del fenómeno apuntan a que, a pesar de la inexistencia de todo recuerdo en la mayoría de los casos, existe algún tipo de relación entre una vida anterior y la presente así como ente la presente y una posible vida futura.
A algunos de los nombres propios clásicos en este campo como Edgar Cayce ( 1877- 1945), Ian Stevenson (1918- 2007), Brian Weiss (1944) o Michael Newton (1951), se añaden ahora los trabajos de Robert Schwartz.



Robert Schwatrz

Fragmentos del libro de Robert Schwartz  “El Plan de tu Alma”

Cuando mueren, están pensando en sus vidas, en los asuntos que han dejado sin resolver. Poco después de dejar su cuerpo, generalmente toman algunas decisiones sobre esa vida, y sobre lo que quieren o no quieren repetir en una futura encarnación

Todos nuestros recuerdos, incluyendo las vidas pasadas y el tiempo entre encarnaciones, están almacenados en nuestro ADN

Buscamos sanar en vidas sucesivas los aspectos de la personalidad que quedaron sin sanar en vidas anteriores

Las lecciones vitales son algo que el alma elige antes de entrar en esta vida, además de elegir los posibles resultados

Como seres eternos, somos conscientes de los propósitos de nuestras vidas antes de encarnarnos. Cuando nacemos y cruzamos el velo entre lo físico y lo espiritual, olvidamos (en algunos casos permanentemente, en otros temporalmente) las razones por las que estamos aquí
….
Planeamos experiencias vitales no sólo para recordar quiénes somos en realidad, sino también para compartir nuestra esencia única con los demás

La muerte del cuerpo físico es una decisión tomada por las almas después de haber cumplido su plan de vida

Tienes espíritus guía trabajando contigo (…) Aunque nuestras mentes conscientes no puedan identificar a los seres espirituales como su fuente. Ellos nos dan su orientación en forma de sentimientos, intuición, impulsos, imágenes, y también anhelos en nuestros corazones. Nuestro trabajo es escucharlos. Podemos hacerlo acallando la mente y creyendo que podemos escuchar al Espíritu. De otra forma, su orientación se verá bloqueada por el frenesí mental y por nuestra propia incredulidad en que podemos escuchar

Un alma en su última encarnación en la Tierra diseñará una vida en la que transmitirá su sabiduría acumulada y su conocimiento a otros, y hacer esto, de hecho, es necesario para graduarse en la escuela Tierra

Robert Schwartz – El Plan de tu Alma

Sigue leyendo