• En pocas palabras

    Todos los cerebros del mundo son impotentes contra cualquier estupidez que esté de moda. Jean de La Fontaine
    ---
    No intentes jamás curar el cuerpo, sin antes haber curado el alma. Hipócrates
    ---
    Visión es el arte de ver las cosas invisibles. Jonathan Swift
    ---
    El tipo de filosofía que uno elige depende del tipo de persona que uno es. J.G. Fichte

  • Es necesario liberarse de las cadenas de las ocupaciones cotidianas y de los asuntos políticos... Hay que huir de la política porque daña y destruye la felicidad.
    Epicuro

  • La existencia está más allá del razonamiento... Cuando hayas visto las limitaciones de la inteligencia... empezarás a superar la mente... El hombre es un signo de interrogación, es una bendición. Celébralo".
    Osho

  • Traductor

Emily Dickinson – Poemas a la muerte

(fragmentos)


Hacia una Condición desconocida


Habré de sorprenderme
y descifrar Signos e Indicios,
y tropezar infinidad de veces,
hasta encontrar la clave celestial.


Infinitud de Mares
que nunca vieron Costa —
el Borde de otros Mares por nacer —
La Eternidad — es Eso —


Uno más Uno — es Uno —
El Dos — es una fórmula gastada —
Buena para enseñarla en las Escuelas —
pero Inferior como Elección —


La Muerte es un Diálogo
entre Polvo y Espíritu.
«Deshazte», dice Ella — y el Espíritu:
«Señora, espero Algo bien distinto»


Pasajero — del Infinito




Guardar

Desapego budista

Al cesar el apego cesa… la pena, el lamento, el dolor, la aflicción y la tribulación, he aquí el cesar de todo este montón de sufrimiento.

El Noble Discípulo ve cómo los placeres de los sentidos dan poco gusto y mucho sufrimiento, crean muchas tribulaciones y entrañan un gran peligro, y ha alcanzado el gozo y la felicidad ajenos a los placeres de los sentidos.

Ya no se apega a las opiniones, ya no se apega a reglas y ceremonias, ya no se apega a doctrinas sobre el yo. Al no apegarse, no siente angustia, al no angustiarse, logra en y por sí mismo el Nibbāna.

Buddha. Los Sermones Medios (38,14 y 11)


La pena surge del anhelo, el temor surge del anhelo. Para aquel que está libre de anhelo, no hay pena, y ¿cómo podría haber temor?

Los estados condicionados son desgraciados (…) El sabio da de lado los placeres limitados y mira la felicidad duradera.

El que ha alcanzado la plenitud carece de temor, de pasión y de ataduras.

Mira este mundo como una carroza real pintada; los locos se hunden en él, los que saben no se atan a él.

Libérate del pasado, libérate del futuro, libérate del tiempo intermedio; sé trascendente.

Buda. Dhammapada


Thomas Cleary , estudioso del budismo y traductor del Dhammapada aclara en uno de sus comentarios el sentido de ese cese de los deseos:

“Al saber que no deberían aferrarse a los deseos, ciertas personas suponen erróneamente que eso quiere decir suprimir los deseos. Como la supresión que se intenta llevar a cabo es una forma de aferrarse, esa operación fracasa”

Es decir que el mismo apego a ese cese es también un error. Así el problema que plantea el budismo no sería tanto el de tener o no tener deseos como el del apego o desapego a los mismos.

Sigue leyendo

Otoño en la ciudad

 

Jordi Vilanova Vilaró